Un cuento Samurai sobre las debilidades

Hola amigos, hoy quiero compartir una historia que escribí hace años acerca de las debilidades y que hacer con ellas. Todo esta ambientado en Japón antiguo, pero mejor no les doy más detalles y los invito a que ustedes la lean y saquen sus propias conclusiones.

Hace mucho tiempo, en el antiguo Japón existió un gran guerrero Samurai, que llegó a ser muy famoso por ser prácticamente invencible. Mantuvo esta condición por muchos años inclusive después de haber enfrentado a varios guerreros fanfarrones que viajaban a su región, la comarca de Bushido, para probarse a si mismos al intentar matarlo.

Un día, llegó a su morada un guerrero llamado Fong, el no venía en busca de pelea, sino en busca de enseñanza y sabiduría.

El guerrero invencible lo recibió con gusto en su hogar, le presentó a su familia, ya que era la primera vez que podría compartir sus secretos con otro Samurai.

Durante varios meses compartieron juntos las meditaciones del alba, las practicas de la mañana y las practicas del atardecer.

Con el pasar del tiempo y gracias a una detallada observación durante las prácticas, Fong se dio cuenta de algo. Que el punto débil de su nuevo maestro era el costado derecho bajo las costillas, que dejaba vulnerable por algunos segundos durante las batallas con espadas.

Al día siguiente, durante la práctica de la tarde, Fong se acercó a su maestro y le dijo: Disculpa que te lo diga, pero me he dado cuenta que dejas tu guardia vulnerable durante unos segundos, al costado derecho bajo las costillas. Podría decir que es tu única debilidad, pero aún así podría ser mortal en combate.

El maestro respondió: Querido Fong, es bueno que lo hayas notado, porque eso me dice que ya estás preparado para lo que viene, gracias por recordármelo, ha sido mi debilidad desde que inicie el camino del Samurai. Te pido por favor un último combate de práctica antes de la cena.

Se prepararon y acordaron usar sus espadas por el lado sin filo, pero utilizando sus mejores movimientos. Desde un principio Fong trató de atacar a su maestro por el lado del punto débil, siendo repelido cada vez con una defensa y ataque mortales. Lo hizo varias veces y de diferentes maneras, hasta que por fin se dio completamente por vencido.

Estando Fong sentado y muy cansado, tratando de explicarse como ninguno de sus ataques tuvo éxito, se acercó el maestro y le dijo:

Este es el secreto para ser invencible; reconoce tus debilidades, acéptalas y úsalas a tu favor. Si las escondes y no trabajas para fortalecerlas, cualquiera podrá usarlas en tu contra en cualquier momento. Es decisión de cada uno que hacer con ellas.

Así fue como los años pasaron, las primaveras cubrieron varias veces de flores los prados y el maestro Samurai murió de anciano.

Sin embargo, continuaron las historias de un guerrero invencible de la comarca de Bushido; su historia quedó escrita en los libros de todas las regiones de Japón, siendo conocido como «Fong el Sabio».

Espero que les haya gustado mi historia, es importante reconocer que incluso nuestras debilidades se pueden convertir en la mayor de nuestras fortalezas, es uno de los grandes secretos que he aprendido en la vida. Nos vemos en la próxima entrada, que tengan una feliz semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *